domingo, 28 de febrero de 2010

CULTURA

ARTE RUPESTRE.
Breve introducción.
Pintura rupestre de un bisonte en la cueva de Altamira (Santander, España).


Alrededor de 60.000 años atrás en el antiguo mundo, y hace unos 14.000 años en América, fecha probable de entrada del hombre a ella, emerge un fenómeno cultural llamado arte rupestre.

Aún no tenemos un consenso en el uso de la palabra arte, algunos prefieren utilizar el término manifestaciones o representaciones, fundamentando que la palabra arte implica darle un sentido que no necesariamente coincide con el que le dieron sus ejecutores. Otros nos inclinamos por la denominación arte rupestre, por toda la connotación sociocultural que se entrevé en las investigaciones realizadas y por la cual se extiende a todo lo que podría llamarse "producción gráfica", entendiendo como tal a la creación de distinto tipo de diseños que en la actualidad se conocen como las artes plásticas.

Los diseños, símbolos suelen adscribirse a distintos tipos de soportes y de ahí que algunos autores los clasifican en:

Arte mobiliar a los diseños que están realizados sobre distintos objetos portables (tales como piezas de cerámica, cestería, madera, hueso, etc.); ver en:

Litoescultura a los objetos esculpidos en piedras que presentan diseños; ver en:

Arte mural a las pinturas, grabados o escultura que forman parte de complejos de arquitectura monumental, ver en: http://y-letradas.blogspot.com/2009/09/viajar-es-un-placer.html


Pintura mural. Cultura maya. Clásico Temprano. Edificio 1, Acrópolis Norte. Calakmul, Campeche.
Foto: Jorge Pérez de Lara / Raíces

Arte rupestre a las representaciones gráficas realizadas en cuevas, aleros o paredones, de allí su nombre de "rupestre".


Ubicada sobre el Cañadón del Río Pinturas (Provincia de Santa Cruz, República Argentina), la Cueva de las Manos fue descubierta por el Perito Francisco P. Moreno en el año 1876, y constituye uno de los primeros testimonios de arte rupestre en la Patagonia.

Estas distintas manifestaciones de las "artes plásticas" son producto de un proceso de creación, estrictamente humano, que involucra un complejo procedimiento de percepción, selección, abstracción y manejo técnico para llegar a concretar una obra.
El resultado final es un objeto cuya característica distintiva fundamental es, justamente, su naturaleza gráfica.

El hombre ha dejado plasmado en cuevas, piedras y paredes rocosas, innumerables representaciones de animales, plantas u objetos; escenas de la vida cotidiana, signos y figuraciones geométricas, etc., obras consideradas entre las más antiguas manifestaciones de su destreza y pensamiento.
Antes del desarrollo de la escritura, las sociedades humanas posiblemente registraban ya, mediante la pintura y el grabado en roca, una gran parte de sus vivencias, pensamientos y creencias.

Petroglifo Piedra Horizontes, Sasaima, Cundinamarca (Colombia)

Fuente e imágenes Internet.
Georgina Elena Palmeyro
Prof: Teología y Antropología Social y Religiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada