domingo, 28 de febrero de 2010

NOTICIAS

UN TEMA PARA REFLEXIONAR


Explosión en una central eléctrica en Connecticut.

MIDDLETOWN | Una importante tragedia, cuyas causas se investigan, sucedió el pasado domingo 7 de febrero aproximadamente a las 11:30, hora local, en Connecticut.
Según los bomberos, la explosión se produjo en Kleen Energy, una central eléctrica alimentada a gas que debía entrar en servicio en algunas semanas.
Hasta 50 personas habrían muerto este domingo en una explosión en una central eléctrica del estado de Connecticut (este de Estados Unidos), dijo hoy el portavoz de un hospital de la zona, y agregó que estaba en marcha un operativo de rescate.
"Los informes varían desde unos pocos, varios, hasta posiblemente 50 muertos", dijo Brian Albert, del Hospital Middlesex, quien estaba atendiendo a varios de los heridos por la explosión."Se está en proceso de búsqueda y rescate", agregó.
El diario local Hartford Couran señaló que La explosión se escuchó a unos 16 km a la redonda y al principio los testigos creyeron que era un terremoto.
La Policía local dijo que las personas que estaban en el lugar en el momento de la explosión "realizaban pruebas" para la puesta en marcha de este servicio.
Un ciudadano dijo que "hay cuerpos por todas partes", en tanto otros sugirieron que muchas víctimas podían estar aún enterradas entre los escombros.
Un diario informó que 20 ambulancias estaban en la escena y que había helicópteros transportando víctimas a los hospitales cercanos.
La planta, de 620 megavatios, fue adquirida recientemente en un 80% por una firma llamada Energy Investors Fund. Era considerada la mayor instalación de energía a ser edificada en la región en muchos años. Estaba situada en las afueras de la ciudad pero cerca de una zona residencial.

Desde estas líneas, damos nuestras condolencias a familiares y amigos de las víctimas en esta horrenda tragedia.

Sin embargo, deseamos resaltar que a pesar de ser muy negativo lo acontecido, es para sentir alivio que la central afectada no fuera nuclear, porque otro muy diferente hubiera sido el saldo. Si estos problemas, relativamente frecuentes, ocurren con tecnologías discretas, es incomprensible el empeño en desarrollar aquellas que mayor daño pueden causar en caso de falla.


Seleccionado por Eduardo Leira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada