martes, 5 de octubre de 2010

RELATOS Y LEYENDAS

INOCENCIA
Ian Welden




Fotografía de Maritza Álvarez

En una ciudad donde las casas multicolores cuelgan de las montañas cual adornos de árbol
de navidad y los barcos de todo el mundo llegan a descansar, nació la bella Inocencia.
La ciudad se llama Valparaíso y queda en un país llamado Chile, ahí donde termina el mundo. Donde
vuelan aves gigantes llamadas cóndores y donde la naturaleza un día enloqueció y mezcló desiertos
ancestrales con valles verdes alucinantes, mares testarudos y cordilleras solitarias, vientos impertinentes
y hielos que se estiran hasta caerse del planeta.
Al nacer, su padre y su madre se dieron cuenta de que habían recibido una niñita muy especial. No sólo
era bella como una piedra de luna, sino también inteligente y emprendedora. Y con una sonrisa tan graciosa
que todos los güagüitos de Valparaíso se enamoraban de ella.
Su padre trabajaba cargando y descargando pesadísimas cajas en el puerto. Los barcos de
la China traían té y hierbas dulces y fragantes. Los de África llegaban con diamantes y los de Madagascar
traían telas bordadas con oro y plata que los políticos y pijes chilenos compraban para sus esposas.
Valparaíso enviaba toneladas de cobre al resto del mundo, vinos exóticos y frutas dulces y olorosas a lejanos
reinos misteriosos.
La madre de Inocencia, Consuelo,  se ganaba unas monedas haciendo vestidos y lavando ropa. Ella subía y bajaba
las empinadas y eternas escalas que unían a todos los cerros de la ciudad, las cimas y el mar, acarreando las compras
y visitando a sus comadres.
En el patio de la casita de madera y adobe había un gallinero con gallinas ponedoras y gallos que se sacaban
las crestas a picotazos.  
Cuando Inocencia cumplió cuatros años de edad, ayudaba su madre a degollar gallinas, desplumarlas y
hacer cazuela de aves con papas y arroz para los cumpleaños. Inocencia se escondía en el baño a llorar
por las gallinas y su destino, y enterraba los restos en la tierra y lea ponía pequeñas cruces de palo. 
Inocencia comenzó a ir al colegio a los cinco años de edad. Su padre le regaló un bolsón de cuero olorocito a
novedad. Era su orgullo. Era además el único bolsón de cuero de verdad. Los otros niños llevaban mochilas de tela y
plástico, de colores chillantes y con letras y dibujos extranjeros. Algunos llevaban bolsas de género, sucias, y a Inocencia
le daba pena.
Le gustaba ir al colegio y era buena alumna. Pero le gustaba más ir al puerto a mirar los buques de países tan extraños.
China, India, Dinamarca... Y las tripulaciones multicolores, amarillos como el azafrán, oscuros como el té, blancos como el
papel. Y se acercaba su padre, color té con leche, sudando y cansado, y la levantaba de la cintura y le daba un besito en
la frente.
Vagaba alucinada por la ciudad. Subía y bajaba a saltitos los cientosesentaydos peldaños de la magistral Escala Cienfuegos,
mas larga que el muro de  china, pensaba. Y en cada escalón se detenía unos segundos para intentar descifrar el fenómeno
de la cercanía y la distancia. Mientras mas alto trepaba, mas pequeña se veía la La Iglesia de San Francisco. Porqué sería?
Los domingos después de misa, se iba a la ciudad sola. Disfrutaba de su propia compañía. Entraba a un mundo mágico donde la vida y
los objetos podían manipularse a gusto. Caminaba incansablemente por los cuarentaycinco cerros y cerras de Valparaiso y aprendía
sus nombres de memoria, y divagaba como en un  sueño surrealista: "Cerra la Cruz, hembra dócil y amable. Víctima de la fechoria de
las crucifixiones la pobrecita". "Cerro Lechero, macho sonriente, vacas y toros deambulan rumiando tranquilamente, vacas regalando
leche tibia a los seres humanos". "Cerro Cárcel, híbrido, no quiero ver, no quiero mirar! debo seguir caminando..."  "Cerra Alegre, hembrita
pequeña como yo..." Y jugaba con la Cerra Alegre y volaba con el Cerro Mariposas.
En los muros de los recovecos de la ciudad encontró una inscripción  misteriosa: "se pelan bebés". Inmediatamente sacó su tarrito
de pintura celeste y escribió "también se beben pelas". En otro muro decía "la fuente de la imaginación es la locura". A lo que ella
agregó "y yo me lavo los pies en la fuente".
Inocencia iba a pasear por las playas, mirar a los pescadores. Se sorprendía ante la inscripción "limpiada de pescados es a conciencia
suya...". La econtraba tan enigmática pero no se atrevía a escribir su respuesta inmediata ("y su conciencia es un pescado limpio"). Iba
revisando a las pobres bestias marinas expuestas al calor y al oxígeno. Peces verdes de estómagos blancos, peces rosados de estómagos
marrones y agallas como alitas lisiadas, peces azúles cuyas escamas brillaban como diamantes viejos y opacos. Y todos con sus ojos
y bocas abiertos, todos agonizando así como había agonizando su abuelo, el Tata. O como soldados que se han rendido a la muerte y
a la guerra.
A veces lograba hacer maniobras ilícitas y se subía a los ascensores mágicos, carritos de fierros asmáticos que se quejaban de dolor de
espalda. Desde ahí podía ver a la ciudad haciéndose chica, grande, chica... grande... hasta que caía en un sopor agradable, y finalmente
se dormía.
Entonces algún tío o padrino o vecina la tomaba en brazos y subía con ella cien peldaños y la depositaba sana y salva en manos de sus padres.
Y las gallinas hacían sus cló-cló-cloes y los gallos sus ki-kiri-kies y la mano dulce de la noche cubría a Valparaiso.
E Inocencia soñaba con la resurección de todas las gallinas y gallos que había degollado.
Ian Welden

2 comentarios:

  1. Hermosa narracion. Gracias por compartirla.
    Saludos desde Uruguay
    Nelli Edhit.

    ResponderEliminar