viernes, 30 de julio de 2010

CULTURA

LAS MASTABAS ANTECESORAS DE LAS PIRÁMIDES.

Construcciones egipcias.




La palabra “mastaba” proviene del término árabe “banco”, ya que los primeros excavadores pensaban que se parecían a los bancos locales. No sabemos cómo las llamaban los antiguos egipcios.

Construidas con ladrillos de barro u, ocasionalmente, de piedra, estos montículos gigantes cubrían las profundas cámaras funerarias cavadas en la tierra, a las cuales se accedía a través de largos pozos.


Las pirámides se desarrollaron a partir de la mastaba y, según la teoría, la antigua pirámide escalonada de Djoser en Saqqara fue originalmente una mastaba, que tenía construídas sucesivas losas cuadradas más pequeñas alrededor.



Existen miles de mastabas en todo Egipto, muchas de ellas ricas en pinturas murales. A diferencia de las pinturas de las pirámides, que sólo representaban la vida de las cortes, estas pinturas son una fuente enorme de información de la cotidianidad.



MASTABAS DE SAQQARA

El interior de las mastabas evolucionó a partir de la ampliación del pozo original, que servía como sepultura en época predinástica egipcia. Este pozo, que constaba de una cámara funeraria y de cavidades anexas que almacenaban el ajuar y las ofrendas, se cubrió con una superestructura con salas  decoradas con escenas de la vida del difunto. 



Las paredes y las puertas de las mastabas estaban decoradas con pinturas sobre un enlucido de estuco o con bajorelieves pintados con colores vivos. Esta imagen pertenece a la mastaba de la princesa Idut, hija de Onos, faraón de la dinastía V.

Una de las principales salas de las mastabas era la capilla que contenía la falsa puerta, la cual cumplía la función mágica de comunicación. Esta imagen pertenece a la mastaba de Kaguemni, visir de la dinastía V.




El interior de las mastabas se dividía en salas decoradas con escenas de la vida cotidiana. Esta imagen pertenece a la mastaba de Mereruka (de 32 estancias), se le ve presidiendo escenas de juegos y ejercicios físicos.





Una de las entradas de las mastabas más significativas del Imperio Antiguo es la de Ti, alto funcionario de la dinastía V. Un pasillo que descendía llevaba a la entrada, que estaba formada por un pórtico.

Fuente:  Grimberg  Carl, El Alba de la  Civilización
Imágenes: Google


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada