lunes, 29 de marzo de 2010

EL ARTE QUE ADMIRAMOS!

FAZAL SHEIKH


Luces y Sombras de la humanidad.

Por  Georgina

Fazal Sheikh, fotógrafo documentalista neoyorquino de padre paquistaní nacido en 1965, ha recorrido con su cámara las tierras de países como Cuba, Brasil, India, Pakistán o Afganistán, entre otros, plasmando con ella las necesidades humanas más dramáticas, los rostros cansados de aquellos que sí que padecen la dureza de una vida sin apenas posibilidades de cambio, sin apenas esperanzas, aquellos para quienes vivir un día más es ya en sí un triunfo…



Inocencia

En un principio centró su atención en refugiados de distintas partes del globo, personas que se han visto obligados a abandonar sus tierras para huir de guerras y matanzas.

Con el tiempo abrió su campo de interés y, en los últimos años, se ha preocupado por discriminación que sufren las mujeres indias desposeídas de todo derecho y condenadas a sobrellevar una vida difícil.


Sheikh personaliza los conflictos y los narra a través del rostro de sus protagonistas.


Que vamos perdiendo


Él busca representar a sus retratados con plena dignidad y serenidad, como personas y no como símbolo de aquello de lo que han sido víctimas.


Él pasa tiempo con ellos, los escucha, pide su colaboración, se gana su confianza y, en ese momento, aborda sus retratos.


Sus protagonistas posan relajadamente ante a la cámara, de manera frontal, sobre sencillos fondos que hacen que toda la atención de espectador se detenga en ellos.


Así, la mirada del retratado se encuentra serenamente con la del artista y éste la traslada al espectador.





Pensamos que nos hemos adaptado



La fotografía documental siempre ha necesitado de la palabra para poder transmitir comprensible y globalmente la realidad que busca comunicar: la claridad del mensaje es fundamental.

En el caso de Fazal Sheikh, los textos tienen una gran importancia.

En ellos, describe el contexto que rodea a las fotografías, indica el lugar, el acontecimiento, los datos históricos, los datos de la persona que retrata.

En 1998 añadió un componente más y empezó a recoger las historias que sus protagonistas le iban contando, para asociarlas de manera directa con sus rostros.

Es precisamente de esta asociación entre imagen y palabra de donde surge el mayor contraste.




Pero tal vez, no sea así.



El espectador se estremece al situarse en frente de unas bellísimas fotografías que reflejan dignidad y entereza, pero que esconden unas historias trágicas y violentas que el propio artista con sus textos pone de manifiesto.


Durante los últimos años, las fotografías de Fazal Sheikh han captado la atención de la crítica y han estado presentes en los principales museos norteamericanos y europeos.



En nuestro ocaso, cada arruga cuenta la historia.



En 2005 recibió dos de los más importantes galardones que puede ser reconocido el trabajo de un fotógrafo: el MacArthur Fellowship y el Henri Cartier-Bresson International Grand Prix. 


Su obra se ha expuesto, entre otras, en instituciones del prestigio de la Henri Cartier-Bresson Foundation (París), el Museum of Contemporary Art (Moscú), el Fotomuseum (Winterthur), el Nederlands Fotomuseums (Roterdam), la Tate Modern (Londres), The Art Institute of Chicago, el Internacional Center of Photography (Nueva York) y el Metropolitan Museum of Art (Nueva York).



Fuente:  http://arteenlared.com


Imágenes: sobrefotos.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada